PASOS PARA APRENDER A SOLTAR

abril 25, 2018
ANGELSALCEDO.COM.VE - En el siguiente post estaremos tocando un tema muy difícil de cumplir pero en un momento dado de nuestra vida es necesario aprender a soltar todo aquello que nos pesa y nos impide llegar a un crecimiento. Con frecuencia vamos  por la vida como si cargáramos un pesado bulto, el cual guarda cuestiones de nuestro pasado que no hemos podido dejar ir, errores por los que aún nos reprochamos, resentimiento por el daño que nos han infligido, frustración por las cosas que no podemos cambiar, historias de nuestra vida que nos hacen sentir, tristes, enojados, lastimados y deprimidos, discusiones cuyos reproches se repiten como un disco rayado en nuestra mente, y un largo etcétera.


Cuando compartimos lo que traemos cargando en nuestro bulto con alguien que nos quiere recibimos el bien intencionado consejo de “dejarlo ir”, lo cual tiene mucho sentido pero nos enfrenta a otra gran pregunta: ¿cómo dejar ir todas estas cosas inmateriales? Estos pasos te ayudarán a caminar más ligero por la vida: 

Observa con atención tu narrativa: Si en el presente te sientes triste, enojado, confundido o deprimido toma un momento para ver qué es lo que lo está causando. Quizá te sientas triste por una relación que ha terminado. No juzgues tu historia ni a ti mismo, sólo obsérvala y mira con claridad aquello que te causa dolor o frustración. 

Mantente presente: Una vez que has detectado la narrativa que detona tus sentimientos, lleva tu atención a tu cuerpo. Nota cómo se siente; quizá haya tensión en algunas partes de tu espalda o pecho, o quizá sientas dolor en alguna otra parte. Examina cómo se siente, dónde están las sensaciones y si cambian o permanecen igual. No luches contra estos sentimientos, echa mano de tu valor y quédate con ellos. 

Inhala y exhala: Existe una práctica en el budismo tibetano, conocida como tonglen, que sirve para transmutar las emociones. Consiste en inhalar la dificultad o el sentimiento incómodo que enfrentamos y exhalar alivio, liberándonos de esa dificultad, de tal manera que inhalas la incomodidad o el dolor y exhalas compasión.

Además, es una práctica empática que se expande hacia el resto del mundo. Así que si sientes frustración, inhalas la frustración del mundo y exhalas toda la paz del mundo; si sientes tristeza, inhalas toda la tristeza del mundo y exhalas felicidad y gozo. 

Cultiva la gratitud en el aquí y el ahora: Lleva tu atención al momento presente y nota cómo es una vez que has dejado ir tu historia. ¿Hay algo en el ahora que puedas apreciar? Permítete experimentar gratitud. Cuando estamos atrapados en nuestras historias, somos incapaces de ver el momento presente y disfrutarlo. Solo toma un momento para volver a él. Finalizo diciéndote que tu tiene la solución, solo es tu decisión.


No hay comentarios:

Sitio desarrollado por el Lcdo. Ángel Salcedo. Con la tecnología de Blogger.