ALIMENTA TU CHI

marzo 10, 2018
ANGELSALCEDO.COM.VE - Una de las definiciones del Chi (o Qi) es la energía vital de cada persona. Es también otras muchas cosas, pero en este caso nos vamos a ocupar de cómo mejorar nuestra fuerza vital. Echa un vistazo a estas formas básicas y alimenta tu Chi para que no te falten paz y energía.


El Tai Chi es un poderoso arte marcial milenario que se ha popularizado rápidamente en occidente como un gran promotor de la salud. Su sistema de entrenamiento y ejercicios específicos permiten aumentar la energía vital, aumentando la calidad de vida y el control del estrés. La práctica de Tai Chi tiene diferentes abordajes, ya que puede realizarse por cuestiones de salud, para aumentar el acondicionamiento físico o por lo que originalmente es: un Arte Marcial.

Una sesión de práctica de Tai Chi pasa por diferentes momentos, ejercicios de acondicionamiento físico donde se busca aumentar la fuerza tanto interna como externa. Práctica de la Forma, que son los movimientos específicos del Tai Chi. Y también ejercicios de respiración y meditación para aumentar la energía vital, generalmente llamados ejercicios de Chi Kung. Con ellos podemos aumentar la fuerza de nuestro Chi.

No existe en Occidente, un equivalente exacto del término chino Qi, aunque se puede relacionar con varios conceptos, que permiten una aproximación a su significado. Esta palabra es muy usual en China, aunque su definición no es precisa. Es más apropiado hablar de varios conceptos relacionados, que tratar de traducirla. Algo que, por otra parte, es en cierto modo imposible y limitaría la dimensión del término original.

Una primera aproximación a Qi, permite relacionar este morfema con conceptos tales como respiración, aire, energía que circula por el cuerpo en todos los seres vivos, nutriente de los alimentos, gas, aliento, hálito, espíritu, moral, maneras. Habitualmente, se traduce como energía vital, fuerza vital, bioelectricidad, aliento de la vida. Lo que queda claro es que sin Qi no existiría la vida.

En su circulación se basa la medicina tradicional china para curar las enfermedades, a través de los meridianos de acupuntura. De la correcta circulación del Qi en todo el cuerpo, depende el mantenimiento de la salud. En tal sentido, la enfermedad no es otra cosa que un bloqueo del Qi, que en condiciones de salud, fluye por nuestro cuerpo, del mismo modo que lo hace la sangre.

En la práctica del Tai Chi se aprende a manejar el Qi que proviene del Tan Tien, un punto por debajo del ombligo, donde se centra la respiración. El Qi puede manifestarse como una sensación de cosquilleo, hormigueo, calor, intensidad, o cualquier otra forma, más o menos intensa, que se siente como una conexión con el impulso vital y como una conciencia de vida, que recorre el cuerpo.

No hay comentarios:

Sitio desarrollado por el Lcdo. Ángel Salcedo. Con la tecnología de Blogger.