Para poder hablar, primero es escuchar

octubre 07, 2017
ANGELSALCEDO.COM.VE - Analizando una de tantas cosas que digo a mis alumnos, es el Aprender a Escuchar. Cuando la mente está llena de ideas del conocimiento ingresan y se derrama, pero si la mente está vacía y quiere realmente escuchar necesita de diversos factores de atención ; por eso existen diversos niveles de escuchar: uno de ellos es escuchar desconectado, el cuerpo está pero la mente no ; el siguiente es la escucha competitiva  escuchar y esto es solo a medias ; el tercero es la escucha verbal, consiste escucha las palabras pero no distingue las información valiosa por ultimo esta es la escucha empática es escuchar la partes verbales y las no verbales como  son las emociones mostrando siempre actitud de servicio.

La capacidad de escuchar empáticamente a los  demás es dejando de escucharnos solo a nosotros mismos, logrando mejores resultados y contribuiremos al bienestar de la empresa. Hoy en día  cuando nos paramos al frente de un auditorio  sentimos una respuesta de pelea y fuga, para ello existen diversos antídotos como los siguientes: pierde en servir y o en pedir, el pedir algo a una persona que tiene autoridad sobre nosotros genera situación de miedo, pero cundo cuando servimos con amor y desinteresadamente se pierde el miedo, en este caso nuestro ego tiene mucho que perder, sintiéndose poco querido y aceptado.

Pero si nos paramos frente al público con una actitud de entregarle lo mejor que podemos ofrecer el miedo no tiene cabida; otro antídoto es prepararse, para  reducir el miedo es conocer anticipadamente a nuestra audiencia y por ultimo otra sugerencia es no perder la perspectiva, una presentación lo vemos como un problema enorme, por eso para vencer el miedo tenemos que arriesgarnos y enfrentarlos aprovechando todas las oportunidades por ello no tenemos nada que temer excepto el temor de uno  mismo.

Cada uno es responsable del poder que maneja, por eso nadie manda a nadie, todos tienen el mismo poder. Tener control sobre nuestras vidas nos motiva y nos da salud .cuando más distribuyamos poder  y la toma de decisiones en la organización, más velocidad tendremos para responder a las demandas de nuestros clientes, además aumentaremos su confianza en la institución.
Sitio desarrollado por el Lcdo. Ángel Salcedo. Con la tecnología de Blogger.